Sanar heridas infantiles y honrar al niño interior

thiago-cerqueira-Wr3HGvx_RSM-unsplash

¿Puedes reconocer la dignidad y fuerza de tu niño interior herido? En este post compartimos una visualización para que, como adulto, conectes con ello y así favorecer la sanación de nuestros traumas infantiles.


¿Cómo sanar las heridas infantiles? Visualización para reconocer la dignidad y fuerza de nuestro niño interior

Una cuestión clave para la sanación de nuestras heridas infantiles es reconocer la dignidad y fuerza de nuestro niño interior herido:

Siéntate en un lugar cómodo y adopta una postura corporal a medio camino entre la tensión y la relajación.

Imagínate que haces un viaje en el tiempo y te acercas a tu niño interior de cuatro años en su primer día de escuela.

Primero observa como es el lugar, ¿qué colores, espacios, número de personas, objetos,… distingues?

  • ¿Cómo se siente ese niño?
  • ¿Se siente seguro?
  • ¿Tiene miedo o está curioso?
  • De las cuatro emociones básicas (alegría, tristeza, enfado y miedo): ¿Qué dos emociones vive?
  • ¿Se siente apoyado/acompañado por sus padres?
  • ¿Tiene ganas de estar allí? ¿Preferiría estar en casa?
  • ¿Cómo te imaginas su cara?
  • ¿Cómo te sientes al verlo en este estado emocional-corporal?
  • ¿Qué dos emociones experimentas al verlo?
  • ¿Qué impulso corporal te nace?
  • ¿Qué te surge decirle?

Añade un par de frases más del tipo:

  • Reconozco tu fuerza.
  • Gracias por tu esfuerzo.
  • Te llevo en mi corazón.
  • Honraré tu esfuerzo.
  • Te daré una buena vida.

Y finaliza la visualización tomándolo desde tu amor, dándote un auto-abrazo o haciendo un gesto de reconocimiento.

Honrar al niño interior para sanar las heridas

Honrar el esfuerzo de nuestro niño interior, el que transitó situaciones agradables o desagradables, fáciles o difíciles, acompañado o solo, es darle ternura.

Una cuestión que sana mucho nuestra herida infantil es en ningún caso sentir lástima o pena hacia nuestro niño interior. Todo lo contrario: admiración, orgullo y reconocimiento a su fuerza.

Los niños son muy fuertes.

Cuando pienses en tu niño o niña no te olvides de reconocer su fuerza. No cometas el error de sentir lástima o pena.

Nuestros niños heridos no soportaron lo que soportaron para después ser recibidos por los futuros adultos desde una pena insana.

Por Jordi Gil Martin – Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación.

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

2 comentarios

  1. Excelente información, me podría recomendar algun libro? Quiero profundizar sobre el tema.
    ¿Usted atiende pacientes en línea? Gracias

    1. Hola Claudia, un libro que te puede interesar es “Volver a casa” de John Bradshaw. También realizamos Terapia online. Si estas interesada en el tema de sanar heridas, puedes realizar una sesión informativa gratuita. Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes