¿Qué NO hacer en caso de ruptura amorosa?

ruptura de pareja

Guía para aprender a transitar la pérdida y el duelo de una manera sana.

Hoy en día prácticamente todos y todas hemos vivido alguna vez una ruptura amorosa, y de estos procesos hemos aprendido lo que nos ayuda y lo que nos dificulta este camino de recuperarnos de una ruptura y salir fortalecidos. 

En este post pondremos el foco en aquellas estrategias que en ocasiones hemos utilizado y que no solo no nos han ayudado a transitar el duelo tras una ruptura de pareja, sino que han dificultado el proceso de superación, alargandolo más de la cuenta e incluso bloqueándolo. ¿Cómo no actuar ante una ruptura de pareja? ¿Qué sugerencias podemos ofrecer desde la psicología y la terapia para transitar este proceso de duelo?

 

El proceso duelo en la ruptura de pareja

Toda ruptura de pareja requiere de un proceso de duelo, transitar por el dolor de la pérdida nos ayuda a procesar y aceptar lo vivido, podemos pasar página y continuar con nuestras vidas reforzados por la superación de esa experiencia.

Las principales dificultades que nos encontramos en una ruptura de pareja es hacer frente al dolor y al miedo a estar solxs. ¿Por qué nos cuesta hacer frente al dolor de la pérdida y el duelo? El tipo de crianza y educación que hemos recibido ha desatendido el aprendizaje y desarrollo de los recursos y herramientas para la gestión emocional y el autocuidado. El resultado ha sido convertirnos en adultxs que no han desarrollado las capacidades emocionales necesarias y cuando vivimos situaciones, como en este caso una ruptura, nos desbordamos por la falta de esos recursos de autorregulación emocional que no hemos desarrollado. 

Debido a esta falta de recursos básicos para hacer frente a situaciones vitales dolorosas, especialmente al duelo, las estrategias que utilizamos para gestionarlas son evitativas, aquí las clasificaremos en dos bloques; 

  • Estrategias de desconexión para anestesiar el dolor: huimos de aquello que tememos que no sabremos manejar 
  • Estrategias de dependencia; nos aferramos, no aceptamos la situación y nos apegamos cada vez más para no soltar la relación. Luchamos contra aquellos que no conseguimos aceptar. 

En ambos tipos de estrategias hay miedo a no poder soportar el dolor y el duelo ante una ruptura de pareja, detrás de este temor hay la creencia de no ser capaces de sostener y superar esa situación. Dependiendo de la estrategia de afrontamiento que hemos aprendido tendemos a realizar una serie de conductas compulsivas o reactivas con el objetivo de no conectar con lo doloroso.

 

Estrategias de apego o dependientes en las rupturas de pareja y el duelo ante la pérdida

La persona no se siente capaz de sostener el dolor, la depresión y la ansiedad que le produce la ruptura, se aferra a la relación y lucha para que no se acabe y/o que la persona siga formando parte de su vida. 

  • Buscar explicaciones; buscar de forma compulsiva el diálogo con la persona para analizar e intentar entender lo que ha pasado. Esta estrategia no ayuda a superar la ruptura ya que mientras hacemos esto, estamos dando vueltas, que no nos llevan a una solución pero que nos mantienen juntos aunque sea de esta forma tan tóxica.
  • Hablar del tema de forma compulsiva; es muy común esta estrategia para calmar la ansiedad. La persona se siente desbordada por sus emociones y a través de desahogarse con sus amistades y/o confesores logra calmarse. Esta estrategia puede ser muy útil siempre que no abusemos de ella. Sí siempre que nos desbordamos recurrimos a los demás para gestionar lo que nos pasa, cada vez nos sentiremos menos capaces de autorregularnos y perderemos la confianza en nosotros mismos. ¡¡El veneno está en la dosis!!
  • Mirar lo que publican en Redes o seguir los estado de WhatsApp; esta es otra estrategia para calmar la ansiedad. Es un arma de doble filo. Lo que descubra con este control de la otra persona, en ocasiones, me calmará y a veces, me hará sufrir mucho más de lo necesario, hasta puede llegar a deprimirme. Igual que en la anterior es una estrategia para calmar la angustia y la ansiedad que uno por si mismx no se siente capaz de gestionar. 
  • No acabar de cerrar la relación; hay muchas maneras de no cerrar una relación, aquí solemos entrar en un bucle de idas y venidas que producen gran desgaste y sufrimiento. En estos casos hay dos posibles caminos de salud; intentar solucionar el problema de pareja para poder continuar juntos o hacer el proceso de cierre. 
  • Buscar culpables; otra estrategia que bloquea el proceso de elaboración del duelo y del aprendizaje que conlleva es buscar culpables externos, culpar al otrx, al entorno o al contexto. Así no asumimos nuestra parte de responsabilidad, no aprovechamos la oportunidad de tomar conciencia de nuestras dinámicas relacionales que contribuyeron y alimentaron el problema de pareja. No aprendemos de la experiencia vivida, volviendo a repetir el mismo guión en la siguiente relación. 
  • Buscar la confrontación con el otro; mientras estemos en el conflicto seguimos pegadxs, no soltamos y no nos diferenciamos. 
  • Hacerme la víctima; es una buena manera de manipular a la otra persona para que no se vaya. A través de hacerle responsable de mi bienestar. Si la otra persona se engancha a este juego de ser el/la protectxr y/o el/la salvadxr el juego del/la pobrecitx triunfará. Este juego es muy tóxico y debilitante para las dos personas. Cuando juego a la víctima no me hago responsable de mi mismx y eso me debilita. No tengo las riendas de mi bienestar, se las doy al/la otrx. Cuando acepto el rol del/la protectxr/salvadxr acepto una carga que no es mía, me hago responsable del bienestar de la otra persona. No podré salvarle, solo unx mismx puede salvarse.
  • Suplicar y/o mendigar amor; «sin ti no puedo vivir» es otra forma de victimizarse y de buscar que nos salven. 
  • Sobreanalizar y/o intentar entender; en este caso nos sobreapoyamos en nuestra parte mental o racional para elaborar la pérdida. Creemos que a través del autoanálisis lograremos montar el puzzle, y que nos libraremos de sentir lo doloroso. Si persistimos en esta estrategia y no damos espacio a nuestro sentir alargamos el proceso y/o lo bloqueamos, pudiendo sufrir más de la cuenta.  

 

Estrategias de desapego o evitativas en las rupturas de pareja y el duelo ante la pérdida

Son estrategias destinadas a desconectarnos de lo que sentimos a través de la huida o mediante mecanismos de evitación de todo aquello que me recuerde o me conecte a la otra persona y al dolor de la pérdida y el duelo; 

  • Desconectarnos y/o anestesiarnos: cuando nos desconectamos de lo que sentimos ante el duelo, no podemos atender el proceso de elaboración y digestión de lo que vivimos, quedando éste bloqueado o interrumpido.
  • Buscar otrxs candidatxs y/o empezar otra relación; esta es una manera de distraernos. Iniciamos una nueva relación para evitar hacer el proceso de cierre de la anterior.
  • Desarrollar sentimientos intensos de rechazo u odio hacia la otra persona;  entrar en este tipo de sentimientos facilita diferenciarnos de la persona pero de nuevo no conectamos con nuestro dolor y no procesamos la pérdida y el duelo.

 

¿Cómo superar una ruptura de pareja desde la psicología y la terapia?

Como vengo diciendo desde la psicología, la manera de superar una ruptura de pareja de forma sana y el duelo posterior, es haciendo un proceso de digestión y elaboración de la pérdida. Inevitablemente es un proceso doloroso, pero también es un proceso enriquecedor y liberador. Es un acto de amor hacia nosotrxs mismxs y hacia la persona con la que compartimos nuestra vida durante el tiempo que duró nuestra relación. 

Poder salir en paz de la relación nos ayuda a recuperarnos de la ruptura de pareja,  pasar página y continuar con nuestras vidas. Esto es especialmente importante cuando la pareja tiene hijxs en común. Tal como transite la pareja por la ruptura y cómo se recupere, el impacto sobre los hijxs será muy diferente.

Y no podemos olvidar que desde la psicología y la terapia sostenemos que los duelos no trabajados se enquistan y tarde o temprano reaparecen en forma de somatizaciones físicas o problemas psicológicos más graves. 

 

«El duelo suprimido sofoca. Hace estragos dentro del pecho y está forzado a multiplicar su fuerza» Ovidio

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes

Abrir chat
¡Solicita una primera entrevista informativa gratuita!