¿Qué es el pesimismo defensivo en psicología?

pesimismo

El pesimismo defensivo, es un mecanismo psicológico por el cual anticipamos que algo saldrá mal o no irá bien, para defendernos de una futura frustración, o sensación de fracaso, nos queremos defender de un sufrimiento a posteriori.
Durante mi etapa universitaria cuando salía de un examen casi siempre acostumbraba a decir que no sabía si aprobaría o no. En el fondo yo sabía que sí, pero por si acaso me defendía de una posible frustración futura, y sobre todo de mi miedo a un posible ataque. Mi fantasma era que alguien me dijese “dijiste que te había ido bien, y mira, has suspendido”, en mi caso era el demonio de la burla el temido. Un dia empecé a decir que confiaba en que aprobaría pero que “nunca se sabe”… y todo fue más sano. Además, que yo recuerde, nunca nadie se acercó a penalizarme.

Psicología del pesimismo defensivo

El pesimismo defensivo es una pensamiento anticipatorio, se da antes de, y defensivo, busca defendernos/protegernos ante una determinada posible situación futura que percibimos amenazante o desagradable.
Si algo sale mal/fatal/regular, sentimos que nos hemos preparado ante un resultado negativo futuro.
Me preparo para lo peor, existe una necesidad de prepararse.
Resumiendo:

  • Es fruto de un pensar que genera una narrativa
  • Anticipatorio, se da antes de una situación que nos angustia
  • Catastrófico y negativo, se espera algo “malo”, negativo para nosotros o alguna persona querida.
  • Preparatorio, existe la fantasía de que amortiguará lo negativo cuando éste se dé.

 

¿Qué les sucede a las personas que se defienden con el pesimismo?

La factura vital y energética de este mecanismo es entre otras cuestiones: Prepararse para lo peor ya no es un vivir luminoso, ya que habitamos experiencias poco vitalistas como el miedo, lo negativo, la espera, la ansiedad, el fracaso,…
Evitar una posible desilusión/decepción ya es vivir en la desilusión y la decepción.
Se sobredimensiona la polaridad éxito-fracaso y se da demasiada importancia al fracaso.
En cierto modo este mecanismo mental refleja una pérdida de confianza en el mundo, y en mí mismo, desconfío de que seré cuidado o bien tratado si fallo, alguien pensará mal de mí si comparto una ilusión y después sale mal, alguien quizás venga a burlarse de mi fracaso, las cosas acostumbran a salir mal.
Se habita en un sistema de creencias negativo, disfuncional y fruto de traumas infantiles anteriores.
Asimismo también plasma que la diferenciación yo-tu, y yo-los demás no está aún resuelta, la opinión/mirada del otro aún es demasiado traumática, aún nos desregula o afecta en demasía.
Es un auto boicot hacer algo con este pensamiento ya que nos desenergetiza, hay que darlo todo en la acción y pensar que saldrá bien, después ya veremos que sucede. Michael Jordan siempre tiraba a canasta pensando que encestaría, aunque no siempre lo conseguía. Sino es como enviar a un niño a una excursión pensando que lo pasará mal, no ayuda, ¿desde dónde parten nuestras acciones?
Es una acción mental defensiva ya que quiere sustituir a la prudencia, es cierto que es difícil lograr ciertos logros o superar unas opos difíciles, pero no hace falta conectarnos con una energía pesimista para prepararnos para un posible fracaso. Quiere protegernos de la soberbia, es importante no hinchar el ego pero tampoco deshincharlo tanto, da lo mejor de ti y veremos que sucede.
La intención del pesimismo defensivo es protegernos de unas posibles consecuencias negativas, aunque en realidad lo que hace es conectarnos a una actitud negativa, de baja autoafirmación y de baja vitalidad. De hacer las cosas cabizbajamente.
Ponerse en lo peor para evitar lo peor es habitar en la zona existencial de lo negativo, quizás mejor ponerse en lo real, en el deseo y aprender a aceptar de forma ligera la polaridad cumplimiento de mis deseos y la potencial frustración de los mismos.
Esta forma de pensar y de protegernos nos hace vivir a medias y con demasiada gravedad por determinados resultados ¿Nos protege realmente o nos debilita? Su función sana de reducir expectativas para evitar una gran frustración se mantiene sana si las templa, no si deshincha o deprime nuestra energía vital.

 

Investigar el origen traumático del pesimismo defensivo y desarrollar la autocompasión.

Las personas que adoptan el pesimismo defensivo posiblemente dan demasiada importancia a los resultados (puede suceder que estudies mucho y suspendas unas oposiciones y no tiene nada que ver con tu dignidad esencial). Por otro lado, ¿qué tiene más valor/peso, tu esfuerzo o el resultado del mismo?
La opinión de los demás pesa aún demasiado. Si alguien te critica/burla o menosprecia por un resultado o fracaso, debes defenderte y punto, o practicar la santa indiferencia, además de tomar nota de la poca calidad humana de esa persona.
Un resultado no puede distorsionar tu autoestima, debes proteger tu dignidad de ser por no haber superado cierta cuestión, de haber perdido una pareja o de suspender un examen de alemán. No dejes que tu parte crítica te ataque.
Queda pendiente también, y esto es universal mayormente, que el fracaso existe, que no todo es posible, y aunque a veces los deseos no se cumplen hay que pelear por ellos y realizar apuestas vitales.
Incluir ciertas cuestiones del vivir, el deseo, el perder, el fracaso, la lucha sin premio final,… es crecer como individuos y ganar en budeidad, en no ser tan perturbado por los avatares del vivir.
Es importante investigar de dónde viene tanta gravedad por destacar en alguna habilidad, o por los resultados. Ver de encontrar el trauma que alimenta nuestro pesimismo defensivo.
El pesimismo defensivo quizás esconde un niño herido que tiene miedo a ser criticado si falla o pierde, o simplemente en vez de sostener nuestro miedo y actuar con miedo y también confianza, preferimos configurar un pensamiento pesimista que nos hace de ansiolítico pero que también nos desenergetiza.
Aun con miedo, chuta pensando que harás gol, y después veremos qué pasa.
I believe.
El pesimismo defensivo ayuda a desarrollar la autocompasión hacia nosotros mismos suceda lo que suceda, ganamos o perdemos, en la caída y en la ascensión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes