La gestión del miedo

2574032_L

El miedo es una emoción de repliegue, por eso es importante conectarnos a un sentir que nos permita movernos, para salir del congelamiento, un bastón que nos permita dar el siguiente paso. En este artículo sobre el miedo, te dejamos 4 ejercicios gestálticos para descubrir tus recursos y darle fuerza a tu «opuesto al miedo». ¡Aprende a gestionar tus miedos e inseguridades! Si lo deseas te recomendamos también visitar nuestra página sobre el tratamiento de la ansiedad.

El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.

Aldous Huxley

 

4 ejercicios gestálticos para descubrir tus recursos y gestionar el miedo

A lo largo de los años como terapeuta, siempre he considerado adecuado que los clientes descubran cuál es su opuesto al miedo paralizante, su contrario, donde pueden apoyarse, no para eliminarlo sino para transitarlo. Se presupone socialmente que éste es la valentía o el valor. Para mi es la confianza, para otras personas la fe en la vida o en sus posibilidades, la fuerza, la creatividad, la ilusión, etc…

La función sana del miedo es la prudencia, la cautela, la alarma necesaria, el «balance de recursos» versus «amenazas». Es su parálisis lo que más tememos. El miedo congela.

Es importante que cada uno de nosotros sepa quién es su aliado, para que cuando el miedo emerge de forma paralizante, podamos sostenerlo y accionarnos desde allí.

Ejercicios gestálticos para descubrir y darle fuerza a nuestro opuesto al miedo

A continuación, comparto algunos ejercicios que puedes hacer en tu casa:

  1. Un sano ejercicio es detectar en qué zona del cuerpo siento este opuesto al miedo, dónde se me hace más presente.
  2. Otro ejercicio es poder dibujar nuestro opuesto al miedo en una hoja, y posteriormente juntarla con un dibujo que simbolice al miedo. Luego podemos ver cotidianamente ambas hojas, en nuestra casa,  ya sea en la nevera u otro lugar visible.
  3. También ayuda tener un álbum de fotos mental de situaciones en las que sentimos que superamos el miedo gracias a nuestros recursos o valores (al fin y al cabo los valores se encarnan en acciones, en la realidad).
  4. Otra cuestión interesante es reconocer que a lo largo de tu vida ya has superado muchos miedos (desde el miedo a la oscuridad, al miedo a la soledad) y has mejorado en la gestión de muchos (tu capacidad de trabajar en equipo o exponer tu malestar a un amigo/a).

Estos ejercicios gestálticos son de gran utilidad ya que el hecho de dar forma a nuestro aliado, nos permite salir del miedo, no sentir sólo miedo.

Este autoreconocimiento refuerza nuestra autoimagen y nos revela que poseemos aliados internos que pueden caminar junto al miedo como tu confianza, tu ilusión, tu tenacidad…

El miedo es una emoción de repliegue. Es importante conectarnos a un sentir que nos permita movernos, para salir del congelamiento, un bastón que nos permita dar el siguiente paso.

Un barco no debería navegar con una sola ancla, ni la vida con una sola esperanza.

Epicteto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes