6 permisos para trascender introyectos

roberta-sorge-UvVVnUmW2mQ-unsplash

Decir «sí» a la propia experiencia permite a la persona decir sí a lo que es, a su potencia y limitación, a sus facilidades y dificultades para desarrollarse desde lo que es, no desde lo que debería ser, aumentando así su coherencia interna y dejando de ajustarse a criterios externos que no son suyos.


La Gestalt y los «introyectos»

Desde pequeños recibimos y tomamos multitud de inputs acerca de lo que debemos o no sentir, hacer o pensar. A esta asimilación de inputs externos en Gestalt se le denomina  introyección.

Los introyectos, inicialmente, nos permiten adentrarnos en la vida, ya que nos dan referencias para actuar e interactuar con el medio.

Estos mensajes, también llamados deberías, nos orientan en un primer momento de nuestro desarrollo. Ejemplos de introyectos: “debes ser fuerte”, “controla tu ira”, “no tengas miedo”,…

Con ellos nos pudimos ubicar en la vida y tener un mapa inicial de la compleja realidad humana.

Inicialmente necesitamos un criterio externo para entrar en el vivir. Con el tiempo desarrollamos nuestro autocriterio.

La mejor forma de flexibilizar estas normas heredadas o introyectos, es con el desarrollo de permisos. Dar espacio a lo que vivimos y somos, dándonos el derecho a ser.

Los 6 permisos para trascender los introyectos

Desde el análisis transaccional, nos llegan las 6 “P”, que serían los permisos que es sano darse a uno mismo  y que pertenecen al niño natural.

Los 6 permisos trascender los introyectos, están extraídos del libro “Los orígenes de la psicología humanista” del terapeuta Gestalt Josep Lluís Camino. Son:

  • 1. Permiso para expresar mis necesidades
  • 2. Permiso para expresar mis emociones
  • 3. Permiso para expresar mis deseos
  • 4. Permiso para expresar mis fantasías
  • 5. Permiso para ser como soy y quererme como soy
  • 6. Permiso para ser feliz

La Terapia Gestalt favorece que la persona valide su experiencia. Sentimos lo que sentimos. Tomar conciencia, poder dar espacio y decir sí a nuestra experiencia. Y desde allí la persona puede gestionar lo que se le mueve a, sea pedir, expresar, anhelar,…desarrollando un sano ajuste persona-medio.

Este sí a la propia experiencia permite a la persona afirmarse desde su sentir, desde la legitimidad de su experiencia y de su forma de vivir a la vida.

Si quieres más información sobre la La Gestalt y los «introyectos» nos puedes escribir.


2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes