Cómo cada eneatipo distorsiona la realidad

pasiones de los eneatipos

Cada tipo de personalidad del eneagrama posee un conjunto de características que detonan patrones de pensamiento, sentimiento y comportamiento condicionados por su pasión y su fijación.

Estas formas de ser, estar y hacer se dan de forma automática, realizar un trabajo de conciencia permite compensar los propios automatismos. Si por ejemplo un eneatipo 6 percibe una situación como amenazante, su trabajo de conciencia le permite vislumbrar que es su neura, y que en realidad no hay nadie agresivo cerca de él. Otro ejemplo seria que una persona del eneatipo 3 se recuerda a si misma no caer en sobre-esfuerzo por gustar a los demás.

Recordar siempre que uno es mas que su carácter, aunque a veces éste eclipse al sol de nuestro ser.

Cada carácter/eneatipo está asociado a una pasión y también a una fijación asociada a esta pasión.

En las décadas recientes, el término Eneatipo se ha establecido como sinónimo de carácter. Cada fijación es una estrategia cognitiva de cada personalidad para tratar sus asuntos vitales.

El trabajo con el Eneagrama busca alejarse de una visión determinista y rígida del carácter para acercarnos más a nuestra ser esencial. Para ello es imprescindible reconocer cómo distorsionamos cognitivamente nuestra realidad en el vivir.

Las fijaciones de cada eneatipo

Las fijaciones son enfoques cognitivos que van asociados a las pasiones de cada eneatipo, los cuales llevan a interpretar el mundo desde una percepción contaminada por la pasión nuclear.

Es importante cuestionarlas en la edad adulta ya que su base perceptiva se establece desde la infancia, al ser tan antiguas se viven como absolutas e incuestionables.

Son ideas establecidas en la constitución del carácter.

La pasión contamina nuestra lectura de la realidad.

El yo dolorido al no alcanzar su ideal del yo se defiende con una fijación que le da cierto poder y control en las distintas situaciones que transita. Ante la angustia existencial usamos unas gafas para ver las situaciones que nos son difíciles. Nos reafirmamos a través de ver las cosas de una determinada forma que para nosotros es válida, y que nos ha funcionado para sobrevivir. Al fin y al cabo, cada carácter es una estrategia de supervivencia ante nuestra angustia.

La fijación se experimenta como la forma «correcta» de ver el mundo. Por eso resulta tan difícil flexibilizarla o salir de ella.

Al ser en sí mismas una forma general de gestionar nuestra experiencia, debe ser cuestionada, ampliada y relativizada para seguir avanzando sin ser condicionados por nuestro carácter.

La pasión y la fijación producen engaños perceptivos en la percepción externa de los demás y en la percepción interna de nuestra experiencia. Nos engañamos a nosotros mismos. Y afirmamos la trampa caracterial con verdad.

En cada eneatipo se produce una «reacción específica» de como relacionarse con el mundo, los demás y sí mismo.

En la línea de Claudio Naranjo incluimos varios términos que describen la fijación para ampliar y facilitar su comprensión.

La fijación del Eneatipo 1:

La fijación del eneatipo 1 es el «perfeccionismo«. Las cosas de per se hay que cambiarlas para mejor. Todo y todxs es perfectible. Se asemeja al “correcionismo”, se corrige al otro y al mundo partiendo de que algo no es cómo debería ser, debe ser mejor. Lo ajeno no cumple la expectativa ideal/perfecta de la personalidad del eneatipo 1. En esta corrección, si es dañina, se esconde una agresión hacia el otrx, al querer reformarlo o corregirlo sin su permiso, y una visión del mundo como caos y confusión que necesitan ser reformadas.

Para el eneatipo 1 se requiere control, orden y ley ante el caos y la deficiencia del mundo.

Naturalmente el mundo puede mejorar gracias a su intervención “reformadora”. El mundo es percibido desde la polaridad correcto-incorrecto, bueno-malo, listo-tonto, orden-caos. Hay una moralidad subjetiva de cómo deben ser las cosas.

Para el eneatipo 1 existe la creencia tácita de que «yo al menos sé cómo deberían ser las cosas». Esta presunta certeza da legitimidad a la acción correctora y a ponerse por encima del otro.

La fijación del eneatipo 2

La fijación del eneatipo 2 es la llamada “pseudo abundancia” o “privilegio”.  El orgullo muta en una visión personalizada de que merezco unos privilegios solo por mi mera existencia, grandeza o belleza. Si el otro no me los da está equivocado y puede ser atacado/excluido. Sin saber muy bien, se vive una sobre importancia excesiva, un ser especial no cuestionable merecedor de lo especial.

Existe una imagen interna sobrevalorada que alimenta la fantasía de que las cosas deben ser a su manera, y que todo es posible. Las cosas deben ser proporcionales a su grandeza. Lo que no encaja en mi sistema es excluido o atacado “debes amarme a mi manera” o “lo tuyo no es amor”. Es difícil gestionar la inflación de su ego y las consecuencias del mismo. Su falsa abundancia debe ser respondida de forma abundante por otro, que solo a momentos llegará a esa exigencia.

La fijación del eneatipo 3

La fijación del eneatipo 3 es la “apariencia”. Se busca encajar en una imagen que facilite una aceptación externa y una interna. Existe un esfuerzo por encajar en una imagen. Lo ajeno a este modelo no es visto o contemplado como una opción vital. Se confunde el ser con la imagen.

Se depende de la aprobación de los demás. Existe conciencia del esfuerzo a diferencia del eneatipo 2.

Al vivir solxs con un espejo, se da una sensación de soledad y vacío existencial. Y una gran dependencia del reflejo que da el espejo.

Se malvive en la búsqueda de reconocimiento externo.

Seré aceptado si consigo agradar todo el mundo. Esta misión imposible produce desgaste y no gestionar el miedo, el derecho a no gustar o tolerar la diferencia.

La «fijación» del eneatipo 4

La fijación del eneatipo 4 es la “victimización” o «compensación». El mundo fue injusto. Existe una rabia antigua ante tal injusticia y se espera/reclama una compensación. Se dignifica el sufrimiento y la injusticia recibida, que a su vez los convierten en un ser especial, como el eneatipo 2 pero desde la carencia no desde la abundancia. El sufrimiento y la injusticia recibida se actualizan a través de la comparación. Sufrir mucho los hace especiales. El real drama antiguo produce una percepción dramática de los hechos.

La herida de abandono antigua se nutre a través de lo que sigue faltando, y con la fantasía de un amor que lo sanará todo. La carencia se apoya en una actitud de constante comparación.

La «fijación» del eneatipo 5

La fijación del eneatipo 5 es el «aislamiento», “autosuficiencia” o «autonomía». Existe un ideal de que podemos hacerlo todo solos, de que es posible eliminar la necesidad de los demás y por tanto el dolor que producen los demás.

Debajo de este afán de autosuficiencia total existe una herida de confianza, los demás agredieron su confianza original. Esta profunda herida explica su hipersensibilidad a la invasión, tanto física (su tiempo, su espacio, sus normas, …) como emocional o de cualquier tipo. El otro no debe entrar en el castillo, solo alguien de plena confianza que deberá pasar un exigente casting de calidad existencial.

Por tanto “lógicamente” la autosuficiencia y la distancia parecen una solución definitiva para dejar de sufrir por el otro.

La «fijación» del  eneatipo 6

La fijación del eneatipo 6 es la duda. El miedo despierta la duda, la cual busca una certeza que elimine la angustia para siempre, lo cual retroalimenta el bucle obsesivo.

La gestión del miedo despierta paranoia, irritabilidad  y suspicacia de forma masiva, y el no encontrar la vacuna mental ni la garantía definitiva alimenta el bucle de angustia y miedo.

Dan vueltas al laberinto para encontrar y matar al minotauro, al propio miedo, en vez de salir del laberinto, reconocer que ellos son su minotauro, y pasar a explorar su experiencia pudiendo aprender a sostener el miedo sin certezas ni garantías futuras. 

La duda despierta la alerta continua y vivir de un modo defensivo.

Los demás pueden hacernos daño, la manera de protegernos es dudar de ellos, no confiar, estar en alerta, el aislamiento, el ataque o la fobia, desde esta dinámica la herida de confianza no se sana jamás.

Siempre se está vigilando el peligro humano. La paz también es sospechosa, y todo es cuestionable. La fijación no da descanso al sistema nervioso.

La «fijación» del eneatipo 7

La fijación del eneatipo 7 es la «planificación». En esta planificación hay una gran dosis de fantasía. La fantasía está al servicio de negar y evitar el dolor. El plan estar por encima de todo y de todos, también del dolor propio y ajeno. Es fruto de la fobia/rechazo al dolor de este carácter. El plan llevará a una felicidad, siempre es posible estar mejor en otro lugar, el plan sirve a tal fin. El planificar está al servicio de la negación del dolor. Esta huida no permite profundizar en el sufrimiento y poder transformarlo. El pensamiento mágico está construido a través de una gran capacidad dialéctica y cognitiva para engañar al otro y a uno mismo, por eso también se hablan de “fraudulencia”. El plan está por encima de la propia sabiduría interna. Los planes sustituyen la realidad.

La meta de la planificación es la felicidad y el no-sufrir, como estados fijos deseables a toda costa.

La «fijación» del eneatipo 8

La fijación del eneatipo 8 es la «venganza» o «dominio». Existe una posición de poder incuestionable como derecho absoluto. La venganza emerge como reacción instintiva y legitima a unas normas a las que me quieren someter. La venganza niega la impotencia infantil o adulta. Los demás son falsos y débiles, en el fondo quieren hacer lo que yo hago.

Soy un justiciero con carta blanca. Es una venganza impune, no existe la conciencia de hacer algo malo, al no haber ni empatía hacia al otro, ni hacia uno mismo. No empatía equivale a no culpa. La moral es personal.

Existe un derecho de hacer lo que uno quiere y regirse desde unos valores propios.

Se enfría cualquier acto o situación emocional que cuestione el derecho personal absoluto o el dominio. Es una búsqueda constante de sensación de dominio, igual que el eneatipo 7 busca la felicidad continua.

Es necesario no ser sometido por un mundo que trata de imponernos unas reglas dañinas, falsas y debilitantes. Además, los demás son falsos y yo no, se legitima la acción vengativa y de dominancia.

La «fijación» del 9

La fijación del eneatipo 9 es la «sobre adaptación» o “olvido de sí”. La persona nueve se sobre adapta a las necesidades y deseos de los demás. Pone al otro por encima de sí mismo, se olvida de sí y recuerda al otro. La propia necesidad o deseo no están aposentados como prioritarios o como derechos inmanentes. La sobre adaptación irá creando un resentimiento hacia los demás. Adaptarse de forma continua es una buena forma de fabricar ira.

Se minimiza lo propio y se atiende lo ajeno desde una moral que pone por encima el otro en sentido inverso a la del eneatipo 8. La adaptación retroalimenta el olvido, y se sustentan en una autominimización de lo propio.

La abnegación está excesivamente justificada o embellecida.

Se distraen con distintas cuestiones que no permiten la conexión propia.

 

Estas fijaciones son formas de distorsionar la realidad que todos podemos accionar en algún momento. Es importante reconocerlas para poder ampliar nuestra mirada y actuar desde lo genuino no condicionado por unos sesgos perceptivos constantes.

 

“Descubre quién eres, pero no te aferres a ninguna definición. Muta las veces que sea necesario para vivir en la totalidad de tu ser.”

Claudio Naranjo

Un comentario

  1. pERTENEZCO AL ENEATIPO 9 AUNGO POQUE EN ESTE SENTIDO. tRATO DE ADAPTARME A LOS DEMÁS PARA SER ACEPTADA, HAGO REGALOS Y NO EXPRESO MI MANERA DE PENSAR PARA NO CHOCAR CON EL OTRO. mE VOY AISLANDO POCO A POCO PARA NO SUFRIR . aGUANTO Y AGUANTO Y UN BUEN DIA EXPLOTO Y LO HAGO MAL, EXPLOTO CON IRA Y ASI HE PERDIDO AMIGOS.eSTO ME DA MUCHA TRISTEZA Y SOLEDAD .SOY UNA PERSONA A LA CUAL CUALQUIERA SE LA METE EN EL BOLSILLO. LA REPRESION VIENE DESDE MI INFANCIA. tAMPOCO PUEDO LLORAR NI REIR CASI NADA..pOR ESO CADA VEZ ME AISLO DE LA GENTE Y ME HE ACOSTUMBRADO A CALLARME, HABLAR POCO Y VIVIR SOLA PARA NO SER HERIDA. sALUDOS Y MUCHAS GRACIAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes