ENEATIPO 4: LA ENVIDIA

Eneatipo 4 La envidia

 

¿Cómo es el eneatipo 4 del eneagrama?

El eneatipo 4 del eneagrama se caracteriza por ser envidioso, frustrado, masoquista, melancólico, victimista, tristón, sensible, intenso, artístico, creativo, dramático, empático, autoexigente, romántico.

 

El eneatipo 4 del eneagrama pertenece a la TRIADA emocional, junto con el eneatipo 2 y el eneatipo 3

Pertenece a la triada emocional, junto con el eneatipo 2 y 3.  Si quieres saber más sobre las triadas del eneagrama, consulta aquí.

Y si deseas consultar con un psicólogo de Barcelona especializado en eneagrama puedes solicitar una primera sesión gratuita.

La pasión del eneatipo 4 es la envidia

La pasión del eneatipo 4 es la envidia. Una envidia que es una experiencia de fondo, un estado base de carencia, de estar en falta.

Para el eneatipo 4, el ansia de amor impide conectar con lo real, y nutrirse del amor real.

Pocas veces felices con lo que se tiene, lo que falta gana a lo que se tiene. El trauma de carencia, si no es sanado o trabajado, vence a una realidad que puede ser satisfactoria.

Se observa lo que tiene el otro, y yo no tengo. Y que lo que falta vendrá de afuera, cuando la forma de sanar vendrá del interior de la persona.

En modo neurótico, la carencia puede traducirse en queja, exigencia o ataque al otro quien no me da lo que me falta aunque yo lo merezca.

Se idealiza lo que tiene el otro e incluso se fantasea que el otro lo tiene todo, o no le falta nada.

La neurosis de envidia surge de la herida infantil, en la infancia del eneatipo 4 se le dio poco amor o se frustraron sus necesidades tempranas y legitimas. Esta necesidad de amor real del pasado se proyecta en el exterior, hasta que una persona eneatipo 4 aprende a autoabastecerse de amor, sentido, apoyo y criterio. Y los demás solo son referencias que despiertan deseos, no sufrimiento, el otro me ayuda a conectar con mi deseo o necesidad, no con la niña cenicienta o el príncipe destronado.

Vivir en la carencia lleva a la melancolía, a la añoranza, al soliloquio de lo que tengo y de lo que tienen los demás.

La carencia del eneatipo 4 del eneagrama lleva a una posición de inferioridad y de competitividad inconsciente, yo no los demás sí, soy la hormiga que a base de esfuerzo y sufrimiento alcanzara y ganara a los otros animales que son más rápidos, bellos y tuvieron más suerte que yo. A base de esfuerzo y sufrimiento ser un ser especial.

Si el eneatipo 2 se sabe hijo del paraíso, el eneatipo 4 deberá un esfuerzo enorme para retornar al paraíso perdido y dejar de percibir que vive en el infierno.

La FIJACIÓN del eneatipo 4 descentrado.

La fijación del eneatipo 4 del eneagrama es la victimización.

El mundo fue injusto conmigo, desde esta posición se cae en victimización. desde allí surge una rabia y una melancolía.

Aquí lo que hace especial a la persona es que sufre y sufrió más, se esfuerza más en pos de la igualdad y el amor perdidos.

Se vive en la rabia y se vive una injusticia traumática cuya experiencia se puede vivir toda la vida. De igual modo se espera la compensación que no llega del exterior, la persona deberá redimirse a sí misma.

El mecanismo que se da en el eneatipo 4 del eneagrama es la comparación respecto a los demás, la cual genera mucho sufrimiento, los otros tendrán más amor, más dinero, más espacio…

Al igual que el eneatipo 2, en el eneatipo 4 también hay un ser especial, pero un ser especial porque sufrimos más, somos más sensibles, el camino no ha sido fácil, la tuve que pelear, a medio camino entre el mártir y los derechos de la víctima a ser recompensada por los demás.

Las polaridades existenciales del eneatipo 4 del eneagrama:

Las polaridades existenciales del eneatipo 4 son:

  • Me quieren vs No me quieren
  • Yo vs el otro
  • Sufrir vs Disfrutar
  • Fantasía vs Realidad
  • Exterior vs Interior
  • Autosuficiencia vs Dependencia
  • Desconexión vs Desborde emocional
  • Verdad vs Autoengaño
  • Emoción vs Pensamiento

Los mecanismos de defensa del eneatipo 4 del eneagrama:

Los Mecanismos defensivos del eneatipo 4 del eneagrama son la introyección, la retroflexión y la represión:

Introyección en el eneatipo 4:

En el eneatipo 4 se incorporan creencias, modelos o imágenes de los demás y se perciben como propios, por ejemplo: “mi madre me hizo sentir mala, y creo que en el fondo lo soy”, “de mi madre aprendí que vivir es sufrir”…Estas creencias es imprescindible cuestionarlas y hacer de nuevas.

Retroflexión en el eneatipo 4:

El eneatipo 4  se hace a sí mismx lo que hace a los demás, se enfada consigo misma cuando en realidad es el otro el objeto de mi molestia.

Represión en el eneatipo 4:

El eneatipo 4 se reprime su mundo interno al considerarse malo, deficiente o inadecuado. Al no ver su belleza, bondad y abundancia.

 

Ideas sanas e ideas locas del Eneatipo 4.

Ideas locas del eneatipo 4:

  • Nunca podré satisfacer mis deseos.
  • El sufrimiento dignifica y da valor.
  • Soy menos que los demás y además tengo mala suerte.
  • Mejor quejarse que pedir. Quejarse es una forma de pedir las cosas.
  • El otro me penaliza y me hace sufrir.
  • Los demás son más felices y tienen más suerte.
  • En mi interior hay algo malo.
  • Tengo que esforzarme para ser querida.
  • No soy suficiente.
  • El amor da y quita dignidad.
  • Amar es sufrir.
  • Si no me reconocen es porque algo en mí está mal.

 

Ideas sanas del eneatipo 4:

  • Yo soy quien soy, poseo dignidad natural e incuestionable.
  • No vine al mundo a sufrir.
  • El gozo y el placer son experiencias naturales y conviven en mí.
  • Lo auténtico es bello.
  • Me esfuerzo si quiero no por los demás.
  • Uso a los demás para sufrir.
  • Puedo aceptar y sostener que no gusto a alguien, o que alguien no me quiera sin ir al infierno del sufrimiento.
  • Tengo límites humanos, hago lo que puedo
  • Soy especial y uno más. Puedo descansar en ser uno más.
  • No todo es amor o sufrimiento.
  • Yo soy quien se desprecia o se ama, este poder es mío más que el otro.

Estas ideas sanas son afirmaciones a aposentar para sanar este carácter.

 

La búsqueda del Eneatipo 4 del Eneagrama: el eneatipo 4 centrado

La virtud a buscar del eneatipo 4 es la ecuanimidad, el ser templado, equilibrado, encontrar un punto medio entre maximizar y minimizar mi experiencia emocional, y que esta no lo tiña todo, también existe lo mental y lo corporal.

La ecuanimidad nos lleva al contentamiento con lo que nos va pasando, sin poner el peso en lo que falta. La persona 4 necesita salir de la carencia para sanar.

Se trata de no ir ni en contra ni a favor de lo que sucede y de saber conectar con la realidad, si en la mesa hay 5 manzanas, hay 5, ni 1 ni 9, y es posible disfrutar de las manzanas reales.

 

“Una sana autoestima nace de la profunda convicción de que no tienes nada que demostrar.”

Armando Nougués

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes