Empatía: Riesgos y claves para un desarrollo sano

3394763_L

 

Los riesgos de la empatía: Evitación y Auto-abandono

La empatía es una capacidad biológica que nutre al amor y la amistad. Sin embargo en ocasiones la empatía puede no ser genuina, y caemos en lo que el psicólogo Jordi Gil llama “empatía evitativa”. ¿Cuándo se transforma en un riesgo la empatía? Aprende a identificarlo y a empatizar de una forma genuina y sana. 

 

“La empatía es la presencia completa a lo que está vivo en otra persona en el momento presente.”

John Cunningham.


La empatía es una gran fuente de felicidad, fraternidad, de plenitud,… Gracias a nuestra capacidad biológica de empatía nace la compasión, la ayuda mutua, el respeto,… El amor y la amistad se nutren de ella.

Cuando la empatía es una desconexión

Sin embargo a veces usamos la empatía como mecanismo de evitación:

A veces empatizo en exceso con el otro. Y atiendo más su experiencia que la mía. Abandono así mi experiencia y priorizo la de la otra persona. Salvo al otro y abandono mis necesidades y anhelos.

Esta sobre-empatía surge en situaciones en las cuales es muy tentador desconectarse de la propia experiencia y desconectarnos de nuestro sentir, emocionar y pensar.

La empatía se transforma en un riesgo cuando:

  • Uso la empatía para desconectarme de mi emocionar, de mi enfado, rabia o angustia. De algo que me es difícil de gestionar.
  • Prefiero empatizar que sostener el conflicto, o darme cuenta que alguien me disgusta/molesta. Evito transitar y sostener lo que me es conflictivo/difícil empatizando con la otra persona, y minimizando lo mío.

Seis claves para empatizar de una manera genuina

 Es importante tener en cuenta distintas cuestiones sobre la empatía:

  1. No siempre hay que empatizar: La empatía no es una obligación moral. Es una experiencia que a veces se da y otras no.
  2. Diferenciar mi experiencia de la del otro, sea un amigo, una pareja, un cliente,… es de lo más sano que hay en el vivir.
  3. Entre tu experiencia y la del otro, quédate con la tuya.
  4. Legitima tu vivenciar, puede ser que alguien te moleste, enfade, desquicie, o te de miedo. No diluyas ni exageres tus vivencias. Aprende a sostener tu experiencia sin hacerte daño ni hacérselo al otro.
  5. Aprende a vivir en el desacuerdo. Podemos estar de acuerdo en el desacuerdo.
  6. Desarrolla tus capacidades desde lo que sí sientes y quizás entonces sí que acabes en una empatía genuina.

La falsa empatía te debilita y no permite el desarrollo de tus recursos para sostener lo diferente y reconocer/sostener/atender a tu genuino experienciar.

De igual modo necesitamos ser empáticos para nutrir nuestras relaciones, pero esta debe ser una empatía genuina.


“Si no tienes empatía y relaciones personales efectivas,

no importa lo inteligente que seas, no vas a llegar muy lejos.”

Daniel Goleman


Esta empatía evitativa es tentadora , es fácil caer en ella ya que embellece lo que está pasando pero al coste de disfrazar y desconectarnos de nuestro auténtico sentir.


“Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.”

Confucio


Y tu experiencia es sagrada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes