Vanessa Llopis Montava

¿Estás obsesionad@ con tu ex? Desapego

Ha llegado el punto final de la historia con tu pareja y seguramente has agotado todos tus recursos para conservar la relación, pero no ha sido posible y empiezas a vivir el proceso de la ruptura de esa relación, ¿y a partir de ahora qué?

La palabra que caracteriza tu estado actual es dolor, un dolor en el corazón que no puedes controlar, porque estás tan enganchad@ a él o a ella que crees que va a ser imposible, primero continuar con vuestra vida cada uno por su lado, y segundo que llegue el momento en el que le olvides y ya no le tengas presente con tanta intensidad para poder vivir tu día a día con normalidad y tranquilidad.

Bueno, pues este imposible que tú crees no es una fantasía, y puedes llegar a hacerlo realidad con paciencia y aprendiendo de la experiencia para continuar tu camino y para lograr que la historia con tu pareja se quede en el pasado de una forma sana, cerrando bien esa etapa para que no te perturbe, ni te aporte padecimiento, ni lamento por lo que ha podido ser y no ha sido, ni resentimiento hacia él o ella por lo que ha hecho o ha dejado de hacer, ni odio, ni rencor porque no te lleva a ninguna parte más que a tu propio sufrimiento. En esencia, para lograr el desapego total de tu expareja que te permita dejar atrás lo vivido y avanzar estando en paz contigo mism@ y con ella o él.

No importan tanto las causas de no continuar con la relación y el tiempo que habéis estado junt@s, el nivel de apego que hayas o hayáis generado a lo largo de la misma es lo que va a posibilitar en mayor o menor medida lograr el distanciamiento mental, emocional y físico.

¿Por qué se ha generado el apego?

Permíteme decirte que de manera general se confunde el amor con el apego. El amor verdadero se vive desde la libertad, el respeto y la responsabilidad, y el apego produce una energía que no te posibilita avanzar en la relación y surge en función de “lo necesario” que creas que la otra persona es para ti, es decir, si no tienes un óptimo grado de autenticidad, autoestima y autoconfianza se genera la dependencia con la otra persona para que sea ella la facilitadora de lo que tú no eres capaz de reconocer en ti, de valorar en ti o de lograr por ti mism@.

Sea como sea, ahora mismo estás viviendo esta realidad y tu deseo más inmediato es liberarte de ese vínculo que de alguna forma aún te une a tu ex, con el fin de superar la angustia desbordante que sientes actualmente para empezar a ver algo de luz y sentirte mejor.

¿Qué está pasando en ti?

Quizás dispongas de la capacidad o habilidad de afrontar todas las fases de la ruptura de una manera natural, y aunque estés afectad@ por el daño que te causa, aceptas tu realidad y abordas el desapego de una forma óptima y sana que te permite continuar hacia adelante.                                                        

O quizás el dolor que se desencadena es tan grande que te resulta enormemente complicado enfrentar todo lo que se presenta y gestionar tu agitación mental y emocional.  

Tanto si tienes la capacidad de transitar tu proceso de ruptura sin que te atormente o te desestabilice como si no, al tomar la decisión y dar el gran paso de finalizar la relación estás viviendo el que consideras el problema más importante que tienes en este momento y necesitas salir de ese estado de sufrimiento en el que te encuentras porque te causa:

Bloqueo y confusión                 

Entran en escena los miedos, el miedo al cambio de vida, a la incertidumbre, a la posible soledad, al vacío, y el miedo a afrontar familiar y socialmente las implicaciones que conlleva, y esto te paraliza sin saber cómo seguir adelante y sin poder avanzar. Como temes enfrentarte a tus miedos, entras en pánico y surge la duda, y aunque sabes que es lo más acertado, no eres realmente consciente de ello porque no llegas a asimilar completamente la ruptura por el apego que existe.

Desequilibrio 

Una infinidad de pensamientos se agolpan en tu mente a cada instante sin poder tener ningún control sobre ellos y como efecto, te domina un profundo malestar y un gran sentimiento de amargura. Te falta el aire al respirar, no descansas bien, sientes palpitaciones en el pecho y estás como aturdid@.   

Impaciencia              

 Sabes la teoría de que el tiempo lo cura todo y de que va a llegar el día en el que tu malestar se vaya disipando y desaparezca, pero te cuesta muchísimo ser paciente y deseas con todas tus fuerzas que el tiempo pase rápido para salir cuanto antes de ese desasosiego que tanto te está perjudicando.

Sensación de fracaso     

Otra cuestión dolorosa y que no cesas de recordarte es tu gran decepción ante las expectativas que has ido generando durante la relación con lo que esperabas que sucediera y no se ha cumplido, incluida la expectativa de cómo tenía que ser tu pareja sin que haya llegado a ser como tú querías que fuera, y esto te ha llevado a desilusionarte, a sentir tristeza, pena y una tremenda frustración.

Dependencia por costumbre   

Por la inercia de vuestro tiempo junt@s tu atención continúa dirigida constantemente a él o ella. Esperas que te escriba, que te llame, igualmente tú te planteas hacerlo, tienes la esperanza de que os encontréis o piensas en acudir a los lugares en los que resulta fácil coincidir. Por tanto, no hay manera de continuar con normalidad en tu día a día, porque no puedes soportar la etapa del distanciamiento por la gran inquietud interna que te produce atravesarla.

La fase de querer volver.    

Aunque sepas que no es la solución, no te puedes resistir a la tentación de volver con tu ex porque no te ves capaz de desafiar lo que de verdad implica la separación. Llegas a considerar la idea de hacer marcha atrás al ser muy difícil para ti reconocer y entender que este desenlace ha sido el mejor para amb@s porque aún le sigues queriendo, posiblemente confundiendo el amor con el apego.          

¿Qué ganas con el desapego?

Alcanzar el desapego a alguien o a algo, en el aspecto general de la vida, es como “caer al vacío” y previo a ello hay mucho miedo, pero cuando se logra y se experimenta como oportunidad de aprendizaje se reciben fortaleza y valentía.

El apego por tu pareja que se ha ido generando durante la relación es proporcional al vínculo. Al romper el vínculo hay que transitar el camino a la inversa hacia el desapego y ello precisa un tiempo sí o sí, hay que tratar de ser paciente y es muy constructivo aprender a recibir lo que la experiencia aporta para crecer como persona.

Distanciarte y romper con la obsesión por tu expareja te trae la oportunidad de obtener:

Autenticidad

Dejar de identificarte con la otra persona para potenciar tu propia identidad y poco a poco ir desvelando tu autenticidad para ser tú mism@

Autoestima

Tomar conciencia de tu inmenso valor propio sin necesitar que él o ella te dé el valor que tú no ves que hay en ti

Autoconfianza

Superar tus miedos y tus límites al enfrentar el gran cambio vital que implica la separación, te aporta energía de fortaleza y esta contribuye a aumentar la confianza en ti mism@

¿Cómo puedes hacerlo?

Como inspiración te entrego dos recursos que confío en que te sirvan para atravesar esta complicada etapa de tu vida y que sumen a todo lo que estás haciendo para superar tu ruptura de pareja:

Ejercicio para reducir la agitación interna y cambiar la perspectiva

En este espacio de tiempo tan crítico y delicado es de vital importancia priorizarte y enfocar tu atención en ti mism@ y en el ahora, para ir dejando de focalizarte en tu expareja.

El primer paso que precisas dar es desacelerar la intensa agitación de pensamientos que tienes actualmente, y evitar desplazarte mentalmente al pasado con los recuerdos y con lo que pudo haber sido y no fue, y al futuro con las probabilidades de lo que puede que vaya a ocurrir.

Te invito a que te dediques tiempo en un lugar tranquilo y en silencio, y profundices en ti tratando de estar en la mayor calma posible centrad@ en tu respiración, prestando atención a tu cuerpo y con los ojos semicerrados sentir cómo entra y sale el aire en cada inhalación y exhalación, llenando y vaciando toda tu capacidad en el abdomen y el pecho. Repítelo durante unos minutos, hasta que sientas que tu mente y tu cuerpo están más relajados, no importa si aparecen pensamientos, pero no los retengas y permite que se vayan.

Puede ser de gran ayuda para ti repetirlo durante varios días para, tal y como he comentado, bajar la intensidad de tu agitación interna.

Con un estado interno más calmado y desde tu propia honestidad, evalúa la causa de por qué habéis llegado a este punto y, aunque te cueste reconocerlo, seguro que encuentras un sentido para todo lo que ha pasado.

Con el reconocimiento de ello y su comprensión es más sencillo empezar a soltar por completo a la otra persona.

Toma conciencia al reconocer y comprender utilizando la escritura, ya que facilita la expresión de lo que piensas y sientes para liberarlo.

Escribe en un papel todas las razones por las que consideras que ya no estáis juntos. Aquello que en la relación te ha perjudicado, te ha sometido, te ha limitado o no te ha gustado, e incluso, siendo sincer@ contigo mism@, lo que tú has aportado a la pareja y que sabes que no ha sido bueno para continuar sosteniendo la relación. Lee en voz alta cada uno de esos motivos escuchándote con atención plena y sintiéndolos en tu corazón.

Esto te ayuda a identificar y a entender en profundidad las cuestiones que han favorecido este final, y al ser más consciente de ello tu perspectiva cambia a otra de mayor claridad desde la que puedes aceptar mejor la ruptura reconociendo que lo sucedido es lo más adecuado que ha podido pasar y facilitar así tu desapego y el distanciamiento.

Reto contacto cero

Si lo que quieres verdaderamente es dejar de aferrarte a lo que queda entre vosotros y olvidarle de una vez por todas para no tener ningún contacto y para soltar definitivamente porque sabes que es lo que te conviene, pero al mismo tiempo es muy duro para ti porque no puedes controlar que toda tu atención esté centrada en tu ex con las expectativas de que te escriba, de que te llame, de verle, de encontraros, de saber de su vida, o eres tú quien no puede controlar el impulso de dirigirte a él o ella, puedes poner en marcha acciones que te sirvan para ir suavizando esa inquietud por estar tan pendiente de tu ex y conseguir eliminar el contacto.

Te propongo un reto de un plazo de tiempo de veintiún días, marcándolo en el calendario:

  • Durante los primeros siete días elige tres horas punta del día (por ejemplo, las 8 h, las 15 h y las 22 h) en las que te permitas poner tu atención en las expectativas que he nombrado antes durante un rato, pero el resto del día trata de no poner el foco en esas expectativas. 
  • En los siguientes siete días reduce a dos horas punta el permitirte poner el foco de tu atención brevemente en esas expectativas (por ejemplo, las 15 h y las 22 h).
  • Finalmente, en los últimos siete días pon solo el foco en una hora punta al día para prestar atención a la esperanza de tener algún tipo de información o contacto con tu ex.

El logro de este reto, si has conseguido ser tú quien controle el impulso del interés sobre tu expareja en lugar de ser el impulso el que te controle a ti, te trae la oportunidad de que tengas tu poder sobre ti mis@.

Espero que esta información que te aporto te resulte útil y te sirva en esta situación que estás pasando.

Si te has sentido indentificad@ con algo de todo esto y lo has intentado, pero no lo puedes resolverlo por ti mism@ y crees que necesitas ayuda, con técnicas de acompañamiento te ayudo a recorrer el camino del desapego de tu expareja cerrando bien esa etapa y dejándola en el pasado de una forma sana para continuar con tu vida estando en paz y sintiendo bienestar.

Puedes contactar conmigo y hablamos.

Gracias por estar.

Contacta conmigo por Whatsapp o Email vanessallopismontava@gmail.com