Atender consecuencias psicológicas del confinamiento

2557577_L
El nuevo reto en tiempos de covid19 es atender a las consecuencias psicológicas del confinamiento. En este post, el psicólogo y terapeuta Gestalt Jordi Gil Martín comparte pautas para prepararnos para el desconfinamiento con salud mental, autoconciencia y responsabilidad.

La salud psicológica en tiempos de covid19 y desconfinamiento

La vida en los próximos días no va a ser la misma, que la de antes del confinamiento.  Es necesario aceptar que hay un antes y después del confinamiento. El primer paso para relacionarnos con algo es aceptar su existencia.

Es importante preparar nuestra mente para este cambio de paradigma social y también individual. Igual que existe una fase de preparación antes de escalar una montaña importante. Debemos prepararnos para volver a vivir en una población humana que ha sufrido un tsunami.

Es momento de prepararnos ante el desconfinamiento gradual, un instante deseado pero que nos conecta a todas las emociones, también al miedo. Además seguimos viviendo una inevitable incertidumbre. Aún no sabemos que nos encontraremos y cómo responderemos ante la única certeza de que la realidad no va a ser la misma que la de antes.

El retorno: Puntos de apoyo para abordar el miedo, la tristeza, los pensamientos y la resistencia psicológica, entre otros factores

  • Detén en lo posible los pensamientos anticipatorios. No sabes lo que vendrá, y no sabes si será mejor o peor, pero en esta situación sabes que será distinto aunque no sepas el grado de cambio.
  • Conserva tu humanidad. Se puede contactar desde una mirada, y dar las gracias o saludar con la mano si alguien nos ayuda a mantener la distancia de seguridad o nos cede el paso, o dar las gracias al transportista desde una ventana o detrás de la puerta. Debemos luchar por mantener los valores humanos, y no caer en fobia o deshumanización.
  • Confía en tu resiliencia, estás preparado para desarrollar nuevas habilidades y enfoques. El cerebro es plástico.
  • El desconfinamiento también pondrá a prueba nuestra resistencia psicológica, y la tienes.
  • Es normal que las etapas graduales de este ingreso en la nueva realidad social nos tensen o desestabilice en algún momento, evoca la imagen de las plantas o árboles que son azotados por el viento pero después recuperan su posición natural.
  • Sigue en el camino de la prudencia. Mantén el punto medio, entre el pánico y la temeridad, hay muchos puntos intermedios. Haz cambios tímidos y prudentes en tu día a día, mantén a toda costa las medidas de seguridad adecuadas.
  • Cuida tu dialogo interno, no te fustigues por tener miedo, puedes actuar desde el miedo
  • Si te desbordas emocionalmente, atiende el desborde, sea relajándote, yendo a la quietud o al movimiento, o llamando a alguien. No te aisles. Estamos todos juntos en esto.
  • Silencia al crítico interno, no te ataques por no haber sabido esquivar a alguien en una esquina, o por haber tocado un pomo, ni por tener miedo. Defiéndete del autoataque o de peligrar situaciones neutras.
  • Felicítate por haber superado este primer tsunami. Y también déjate sentir la tristeza por los caídos. Las dos cosas son dignas de valorar.
  • Reconoce tu tristeza por lo perdido, dar espacio a esta emoción nos libera tensión y nos da conciencia de humanidad.
  • Confía en tu sentido común y desconfía de los que creen que ya no pasa nada.
  • Valora como puro éxtasis hechos cotidianos como respirar o salir de casa. Si ni un confinamiento radical te hace valorar la vida ¿Qué más necesitas?
  • Comparte la dureza de lo vivido. Descomprime tu dolor y oxigena tu vulnerabilidad.
  • Estate preparado para poner límites, si alguien no respeta la distancia de seguridad o te pone en riesgo.

“La vida es un 10% lo que haces y un 90% cómo te lo tomas”

Irving Berlin


Recuerda que un desconfinamiento sigue siendo una situación excepcional.

Cuida mucho tu diálogo interior, no cedas a tu crítico interno, no dramatices ni minimices tú

angustia. Vivir no es fácil por eso es importante cuidarse con cariño y desarrollar un cuidador interno a través de las experiencias que uno vive, o de un proceso terapéutico. Y acompañarse con cariño en este tránsito excepcional que estamos viviendo, el cual es un tránsito emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes