Cómo identificar tu eneatipo del eneagrama

identificar eneatipos

Por Jordi Gil y Marta Grimalt, Co-directores Gestalt Salut.

¿Qué es el Eneagrama de la Personalidad y para qué sirve?

El Eneagrama es un mapa de la personalidad, una herramienta psicológica encaminada a hacer consciente cómo se configura nuestro carácter. En términos del Eneagrama, el carácter o ego se corresponde con nuestro eneatipo, y como determina nuestra forma de percibir, estar, sentir y movernos en el mundo.

¿Para qué sirve el Eneagrama?

El Eneagrama como mapa de la personalidad nos muestra el carácter o eneatipo que en cada uno de nosotrxs se ha configurado como estrategia de supervivencia según nuestras vivencias y heridas infantiles. El eneagrama sirve para conocer nuestro eneatipo y nos permite identificar cuáles son los patrones y/o hábitos automáticos que nos condicionan. Ser consciente de nuestros automatismos nos da la oportunidad de comprender nuestras limitaciones, a convivir con ellas sin que nos limiten tanto y a desarrollar nuevas maneras de estar en el mundo.

 

¿Qué es un Eneatipo? 

El Eneagrama clasifica los diferentes estilos de supervivencia que se pueden construir a lo largo de la infancia y que estructuran nuestro tipo de personalidad o eneatipo. En este sentido, el concepto de eneatipo, se refiere al conjunto de  estrategias básicas que la persona utiliza de forma automatizada para gestionarse en la vida cotidiana. Estas estrategias, acaban configurando una manera de ser, estar, sentir y moverse en la vida, nuestra llamada personalidad.

Según el mapa del Eneagrama existen nueve «eneatipos», nueve estilos de personalidad con sus propios patrones de pensamiento, emocionales y conductuales.

En función del nivel de consciencia y comprensión que tengamos acerca de nuestro eneatipo, esta personalidad condiciona nuestro vivir y relaciones o está al servicio de nuestra voluntad. 

¿Cómo funciona el eneagrama y cómo se construye o estructura el eneatipo?

Nuestro eneatipo/carácter se cristaliza hacia la edad de siete años. Está configurado por las estrategias que encontramos para adaptarnos y sobrevivir a nuestro contexto familiar. Es el resultado de la suma de varios factores… en gran parte a la interacción de las heridas infantiles, la tutela de lxs progenitorxs y los contextos formativos experimentados, el modelo adultocentrado y de familia vivenciado. 

Este estilo de supervivencia que configura nuestro eneatipo, cumplió un papel vital en nuestra infancia pero en la vida adulta se convierte en una forma reactiva y rígida de regular nuestra experiencia.

La conciencia del carácter nos permite no ser arrastrados por él. No soy mi carácter. Identificar nuestro eneatipo nos permite saber cuáles son nuestros patrones o estrategias más automatizadas. El eneatipo tipifica la parte más fijada y difícil de cambiar de nuestro carácter. Observar cómo se articula esta rigidez en nosotrxs nos da la oportunidad de salir del automatismo y desarrollar otras maneras de vivenciar y responder a nuestras experiencias. De esta manera  flexibilizamos y ampliamos nuestros recursos personales. 

¿Cómo se trabaja el eneagrama? El primer paso es identificar y conocer mi eneatipo.

Conocer nuestro eneatipo es identificar qué estrategia caracterial desarrollamos en nuestra infancia para protegernos y sobrevivir emocionalmente al contexto vital y familiar que nos tocó. En este sentido, cada eneatipo es una estrategia de supervivencia, un modo aprendido y automatizado para adaptarnos a un contexto muy concreto, nuestra familia.

Algunos ejemplos de estrategias de cada eneatipo o las nueve personalidades del eneagrama:

  • Eneatipo 1: soy perfeccionista para sentir que tengo el control.
  • Eneatipo 2: seduzco al otrx para sentir su admiración y sentirme orgullosa.
  • Eneatipo 3: mantener una buena imagen para evitar sentirme inadecuada.
  • Eneatipo 4: el victimismo para cargar a la otra persona con la responsabilidad de su bienestar. 
  • Eneatipo 5: no necesito de los demás para que no me vuelvan a traicionar.
  • Eneatipo 6: atacar es la mejor defensa. Vivo el mundo como peligroso del cual se ha de defender.
  • Eneatipo 7: a través de la autoindulgencia evito lo doloroso de la vida.
  • Eneatipo 8: mientras imponga mi poder no me volverán a dañar.
  • Eneatipo 9: me sobreadaptado a las otras personas para sentir que existo.

Nuestro eneatipo y sus estrategias son el estilo de supervivencia que nos permitió transitar las dificultades y el sufrimiento durante nuestra infancia y adolescencia.

Para evolucionar como seres humanos, el primer paso consiste en identificar cuál es nuestro eneatipo principal: para ello es importante que esta búsqueda la realizamos con la orientación de un profesionales y/o herramientas, que nos facilite la búsqueda sin perdernos en el resultado de nuestra propia exploración. Para conocer el eneatipo es necesario un proceso de auto-conocimiento, en lo posible bajo la supervisión de un terapeuta o psicólogo especializado en eneagrama. En ocasiones algunas personas se acercan al tema mediante un test de eneagrama o test de personalidad, pero esto en sí mismo no capta la profundidad del tema. Por lo tanto, no recomendamos los tests de eneagrama, más que para satisfacer una curiosidad.

Inicialmente al investigar los nueve tipos de personalidad y las características de cada eneatipo, nos veremos reflejadxs en todos ellos, al profundizar lo suficiente nos daremos cuenta que mayormente habitamos en un eneatipo, el cual define con más exactitud nuestro modelo mental, emocional y corporal particular.

En la exploración ayuda ver a qué tipo nos vamos más en etapas de crisis, que temáticas son las más importante y decisivas para nosotrxs y también reconocer si nuestra tendencia es más emocional, corporal o mental.

No es necesario sentirnos identificados con todo lo que se dice acerca de un eneatipo. 

El Eneagrama describe tendencias de comportamiento, no debemos tener en cuenta sólo la información que refleja nuestro momento presente, sino también todo lo que nos recuerde a nuestra manera de ser en el pasado. 

¿Y una vez hemos identificado nuestro eneatipo? El encuentro con el propio eneatipo.

Descubrir el propio eneatipo es un buen ejercicio de auto honestidad. Sin olvidar que somos mucho más de lo que se pueda definir a través del eneagrama.

En la identificación con uno de los nueve eneatipos, hay personas que dicen que el suyo es “el peor de todos” o “el mejor de todos”. Otras dirán, “el más difícil” o “el más bonito”. Otras personas no saben lo que sienten con su descubrimiento y otras se juzgan y sienten que  son repudiables o les da “asco”. 

Podemos sentir vergüenza, tristeza, alegría, miedo o rabia al descubrirlo. Esto solo son lecturas superficiales del asunto hechas por tu propio ego, estás descubriendo una forma de personalidad que nos ayudó a transitar y a sobrevivir nuestra infancia y adolescencia, que nos ayudó a gestionar situaciones fáciles y difíciles. Estamos reconociendo que temáticas debemos trabajar. Es el principio del viaje, no el destino final.

¿Cómo podemos trabajar nuestro eneatipo y desarrollar una forma de funcionar más sana?

La conciencia y el trabajo personal nos posibilitan dar los pasos necesarios para flexibilizar nuestro carácter y no solo vivir desde él. El trabajo de conciencia nos permite ampliar nuestro modo de relacionarnos con nosotrxs mismxs y con los demás, y salir de una única forma de experimentar los hechos que vivimos. Sólo así podremos retornar al Ser, a nuestra esencia más profunda. 

Se trata de profundizar en el carácter para conectar con lo que somos verdaderamente, con la fuente original de nuestro ser, conectar con nuestro estado natural de conexión, llamase esencia, budeidad, Atman, yo profundo, esencia,..

El eneatipo o carácter se sostiene en la sobreidentificación. El camino de la  desidentificación para centrarnos.

Nos descentramos cuando nos identificamos en exceso con el egotipo (otro sinónimo de eneatipo); el carácter es un autómata por tanto reacciona de forma automática más allá de la realidad presente, reacciona según informaciones y programas antiguos. El descentramiento es una identificación excesiva con nuestro eneatipo, así un Eneatipo 7 se pierde o sobre implica en el placer y obvia otros aspectos de sí mismx o un Eneatipo 3 se obsesiona con la pareja.

El descentramiento es producto de una desregulación debido al estrés, la inercia, la comodidad o la angustia.

Para recuperar nuestro centro, nuestra conexión interior, nos conviene poner en práctica ciertas acciones. El centramiento implica un esfuerzo consciente y voluntario, que surge a raíz de comprender quiénes somos y anclarnos en nuestro ser. Es un compromiso con nuestro proceso de desarrollo personal. No soy un 2, soy yo mismx.

Por lo tanto, para trabajar el eneagrama, más allá de los tests de eneagrama y personalidad que podamos hacer, es necesario:

Cuestionar el sistema de creencias que nos mantiene atados al carácter.

  • Los eneatipos emocionales pueden cuestionarse si ¿es tan importante el amor? O un Eneatipo 5 ¿es tan vital el conocimiento? Sin que ello no signifique devaluar el amor o el conocimiento simplemente que no me condicionen o sean tan claves.

Introducir nueva información en nuestra forma caracterial.

  • Los emocionales necesitan incluir más lo cognitivo y lo instintivo.
  • Los mentales necesitan incluir más lo emocional y lo instintivo
  • Los instintivos necesitan incluir más lo cognitivo y lo emocional

Estar centrado implica/pide que nuestra mente está relajada, permitiéndonos estar muy atentos para controlar nuestros automatismos y dejar de ser víctimas de la máquina caracterial. 

Permitirnos placeres o formas no propias del carácter. Así un Eneatipo 5  que experimente la expansión y un Eneatipo 2 que conozca el darse de menos. 

Buscar momentos «esenciales» de paz y felicidad más allá de lo cotidiano/conocido, sentirse abierto, sin una forma definida.

Conocer el silencio verbal, de pensamiento, corporal y emocional.

Compartir con la otra persona sin pretensiones, descansando de lo egoico.

Amistarse con el carácter, me ayudo y lo acepto, me acompaña, somos viejxs amigxs.

Es un acto total de aceptación de nuestras potencialidades y limitaciones, y una base para trabajar con ellas. Es un posible gran paso para poder transformarnos como personas conscientes. Permite vislumbrar cómo nos auto engañamos, el mundo no es un peligro constante, es que soy un E6 .Es un viaje de autoconocimiento y de autorrevelación.

El Eneagrama es un instrumento para empezar a ser cada vez más quienes somos, descubrir nuestro fondo y no vivir en nuestras formas, y no ser esclavizados por mecanismos psíquicos automáticos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes