Auto-compasion y Terapia Gestalt – Gestalt Salut

auto compasión
Cómo desarrollar una mirada amorosa hacia ti mismo: La autocompasión y la Terapia Gestalt

Kristin Neff define la autocompasion como un concepto derivado de la psicología budista que posee 3 aspectos que interactúan entre sí, las polaridades: 1) autoamabilidad – autocrítica; 2) humanidad compartida – aislamiento; y 3) atención plena (mindfulness) – identificación con pensamientos/emociones. En este post hacemos un recorrido por estos tres aspectos que, junto con la Terapia Gestalt, te ayudarán a configurar una mirada más amable contigo mism@ y los demás.

¿Qué es la auto-compasión?

El concepto de autocompasión ha existido en el pensamiento filosófico oriental, en términos de la filosofía hinduista, como la karuna que significa compasión, o la bodhicitta budista, que puede definirse como la unión de la Compasión y la Sabiduría.

Desde ambas tradiciones se parte de que la compasión fundamental habita en nosotros, y que parte del camino de vida es desarrollar esta potencialidad humana.

Kristin Neff, es la investigadora más destacada de la autocompasión, la define como un concepto derivado de la psicología budista. La autocompasión es importante diferenciarla del autocompadecerse, del victimismo, de la excesiva indulgencia con uno mismo o del todo vale. Es una experiencia y una relación de autocuidado con uno mismo y de abrazarnos en lo imperfecto.

Diferencia 3 aspectos que interactúan entre sí: el cómo habitamos estas polaridades nos lleva a una menor o mayor compasión hacia nosotros mismos

A continuación haré un recorrido por las polaridades que definen la auto-compasión:

  1. Autoamabilidad – autocrítica;
  2. Humanidad compartida – aislamiento; y
  3. Atención plena (mindfulness) – identificación con pensamientos/emociones.

Polaridad Autoamabilidad————————Autocrítica

La auto-amabilidad (self-kindness) es la tendencia a considerarse a uno mismo en forma amable, benévola y comprensiva, en lugar de criticarse, penalizarse, torturarse o juzgarse con dureza.

Esta polaridad entra en juego en situaciones en las que la persona se conecta a algo o alguien que le es difícil, doloroso o frustrante, o en situaciones en que la persona percibe haber fallado o no cumplir con su ideal.

Las personas autocompasivas reconocen de forma realista que son imperfectas, que fracasan y experimentan estados no agradables, e incorporan que las dificultades de la vida son inevitables. Es lo que tiene ser humano.

Se acompañan en lo difícil o desagradable desde la amabilidad de levantar a un niño que se ha caído o resbalado.

Esta amabilidad potencia la ecuanimidad emocional y vivir con el principio de realidad.

Polaridad Humanidad compartida————–Aislamiento

La frustración por no ser o por no tener lo que necesitamos, deseamos o queremos, suele ir seguida de una actitud de aislamiento cuando lo más nutricio sería dejarse acompañar o salir de uno mismo a través de otro humano o de un grupo. Apostar por el compartir antes de encerrarnos en nuestra cueva.

Reconocer nuestra interdependencia nos ayuda a no encerrarnos, y no fomentar la auto compasión. El sentirnos uno más nos sana sin caer en exilios, pozos o victimismos, a dejarnos acompañar en nuestra vulnerabilidad.

La función sana de la cueva es recogernos un poco para retomar el contacto con lo humano. Somos hijos de lo humano y es sano mantenerse en contacto humano aunque nos sintamos frágiles a momentos.

El niño o adulto dañado se retira del juego humano para después retomarlo.

Polaridad Atención plena———————Identificarse con pensamientos o emociones.

El tercer componente de la autocompasión, según Neff es el mindfulness, el desarrollo de la atención plena. Implica experimentar el momento presente, lo que vivimos, sean sensaciones, emociones, afectos, impulsos,… sin caer en sobreidentificarnos con los fenómenos de la conciencia.

El océano no se identifica con sus olas, las reconoce como sus manifestaciones.

Auto-compasión y terapia Gestalt

La terapia Gestalt también llamada la terapia del darse cuenta potencia este tercer aspecto para acceder a la autoamabilidad, y a la humanidad compartida. Sin darse cuenta no hay una relación consciente con uno mismo y con los demás, el tratarnos con ternura es el resultado de poder verse a uno mismo y afirmarse desde nuestras dificultades y facilidades, y así no entrar en nuestros personales laberintos acompañándonos y dejándonos acompañar..

En terapia Gestalt potenciamos un trabajo de conciencia que permite que la persona tenga una relación amable y considerada consigo misma, que reconozca sus necesidades, y no que no se deje llevar por pensamientos, sensaciones o emociones que no le son nutricias. Este trabajo de conciencia nos permite acceder a nuestra propia budeidad, y configurar una mirada amable hacia nosotros mismos y hacia un otro que también es un imperfecto.


“Si puedes apreciar el milagro que encierra una sola flor, tu vida entera cambiará”

Buda

(Tu eres esa flor)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes