Ansiedad anticipatoria: ¿Qué es?

Ansiedad anticipatoria

¿Por qué se origina la ansiedad anticipatoria?, ¿Cómo detectarla y cómo se puede tratar de manera natural?

El futuro es algo que nos preocupa en mayor o menor medida, lo tóxico y, según en qué casos, lo patológico, se da cuando nos afecta o condiciona más de lo necesario. 

La ansiedad anticipatoria es un ejemplo de cuando el miedo a situaciones futuras nos inunda o perjudica.

Cuando se vive una sobrepreocupación excesiva por lo que pueda pasar en situaciones aún por ocurrir se fabrica ansiedad anticipatoria, ya que se anticipa lo negativo. 

Una cosa es planificar u ocuparse mínimamente por lo que haré este finde, otra cosa es darle mil vueltas, entrar en estrés o gastar 4 horas de mi noche para planificar un sábado tarde cualquiera, estar un poco inquieto por la planificación de una boda es distinto a obsesionarse durante semanas con ella o empezar una dinámica de discusiones con la pareja por la misma.

Si lo deseas te recomendamos leer nuestra página de psicólogos para la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad anticipatoria?

La ansiedad anticipatoria es un estado mental que combina distintos procesos: 

  • Una sobreactivación del sistema nervioso
  • Un proceso emocional derivado de miedo o la angustia
  • Rumiación obsesiva
  • Proyección de imágenes
  • Pensamiento catastrófico
  • Inquietud psicomotora
  • Pensamientos negativos o dubitativos acerca del futuro. 

Este cuadro de ansiedad es una anticipación de cosas que creemos que van a pasar y que pueden o no salir mal. La persona piensa en busca de tranquilidad y sin darse cuenta cada vez desregula más su sistema nervioso con acciones o pensamientos que lo tranquilicen.

La ansiedad anticipatoria se alimenta de un mar de pensamientos negativos que nos inundan frente a una situación futura determinada. Planificar es un mecanismo para preparar situaciones futuras, no para hacernos daño u obsesionarnos. 

El principal motor del miedo anticipatorio son los pensamientos negativos, que no dejan de ser hipótesis acerca de una situación futura determinada.

En un punto todos ellos surgen de inseguridades propias, si tengo seguridad en mí mismo la incertidumbre futura es más o menos sostenible. 

 

¿Cómo detectar la ansiedad anticipatoria? Las preguntas que no tienen respuesta

La angustia por lo incierto es una característica humana.

La incerteza es hija del futuro. Y desde el presente solo podemos prepararnos o planificarnos para el futuro incierto, la ansiedad anticipatoria surge cuando no sabemos conformarnos con nuestros límites humanos, no puedo controlar ni saber a veces que pasará, mayormente no somos telepates, solo puedo estudiar en este presente para un futuro examen que me da miedo, solo puedo controlar mínimamente mi presente, cuestión que no es poca cosa.

El obsesionarme con lo que no tengo control sobre una situación determinada es fuente de ansiedad.

La ansiedad anticipatoria es una forma de ansiedad que tiene unas formas claras para ser detectada, con tres vertientes o manifestaciones de la misma: 

  1. Los pensamientos que dan combustible a este fuego, tienen  la forma de ¿y si?

¿Y si no viene la paleta? ¿Y si no apruebo el examen? ¿Y si me contagio? ¿Y si no me dan el trabajo?… 

Esta forma lingüística facilita detectar los pensamientos que alimentan la ansiedad anticipatoria.

Cuando tu mente se llena de estas preguntas la ansiedad anticipatoria se desborda.

  1. se da un proceso de evaluación cognitiva negativa, no se dan “y si”  positivo, se imagina lo peor o lo que va a ir mal.

Eso que nos decimos y repetimos con nuestra parte cognitiva, este diálogo interno crítico o negativo nos produce ansiedad.

  1. Además son preguntas que no tienen respuesta, hasta mañana no sé si vendrá el paleta, o si la nevera la traerán en buen estado.

 

¿Por qué se origina la ansiedad anticipatoria?

La ansiedad es una respuesta de anticipación del organismo que a veces se dispara frente a ciertos estímulos por acontecer, podemos trabajar en compensarla y que sea sostenible, no perturbadora, y que ocupe el menor espacio en nuestra conciencia.

Esta tensión por el futuro, nos quita del presente y que no nos deja pensar con claridad. Es importante y básico aprender a tranquilizarnos y tomar perspectiva, para que la mente se pueda clarificar y aprender a estabilizar nuestro sistema nervioso cuando se sobreactiva a base de pensamientos anticipatorios.

La ansiedad es hija del miedo. Los pensamientos ansiógenos, que generan ansiedad, son catastróficos, no benignos u optimistas.

Inquietud sí, ansiedad no.

Planificar sí, anticipación no

Se trata de aprender relacionarnos con lo incierto con el menor estrés posible.

Otro factor que interviene es el control. Lo incierto existe y no es posible controlarlo todo, a más deseo de control más ansiedad.

Hay que tener en cuenta que la ansiedad anticipatoria no es lo mismo que la incertidumbre, pero se nutre de ella. Es importante aprender a tolerar la incertidumbre sin caer en ansiedad. Además la obsesión acentuará la ansiedad y viceversa.

La incerteza es la realidad de no saber qué va a pasar. Puede ser generadora de reacciones físicas o no, y podemos sostenerla mejor o peor. 

En cambio en la ansiedad anticipatoria configuramos una interpretación de que va a pasar lo peor y creemos que hay un peligro que no sabemos si existirá, de momento solo existe en nuestra cabeza.

 

Tratamiento para la ansiedad anticipatoria: Pautas para compensarla de manera natural 

Compensar implica neutralizar o reducir la ansiedad hasta un nivel que sea sostenible, aceptable y no perturbador, a veces no es posible eliminarla.

Si vemos que nos cuesta manejarla o nos desborda, o sencillamente queremos que forme parte de nuestra vida es importante buscar ayuda de un profesional.

A continuación comparto 12 pautas para compensar y tratar la ansiedad anticipatoria de manera natural:

  • Focalízate en el presente.  La ansiedad anticipatoria juega con el futuro. Retorna al presente ¿Dónde estás ahora?, ¿con quién?, Observa y percibe el contexto actual, toma conciencia de tu cuerpo. 
  • Ejercita un poco la meditación entendida como un encuentro con uno mismo. Haz pausas y desde allí explora: respiración, conciencia corporal, percepción de tu alrededor, observa el cielo y la luz.
  • No des tanto poder a tus pensamientos, solo son pensamientos, no verdades o dogmas. Los pensamientos anticipatorios son hipótesis respecto a un futuro.
  • Construye pensamientos positivos: y si toda va ok aprueba los oposiciones y lo celebro con mis amigos, y si la chica me dice que sí y pasamos un buen finde juntos, y si en verdad tengo más seguridad de la que me cuenta.
  • Visualiza un color que te calme. Usa tu mente a favor.
  • Gestiona la ansiedad, no te pelees con ella. Si la tienes la tienes.
  • La ansiedad anticipatoria te hace sentir que no controlas nada. Puedes gestionar tu actitud ante los miedos y ansiedades, y tus conductas en el presente.
  • Olvídate de los demás, no te estreses con el qué dirán si fracaso, pierdo, o no llego a…Tu vida es tuya.
  • Cuida tu lenguaje. “No seré capaz”, “los demás pueden y yo no”… Cuida tu lenguaje verbal contigo mismo. Tu sistema nervioso y tú yo interno te están escuchando.
  • Haz ejercicio.  La actividad física adecuada nos permite ganar en tolerancia a los cambios fisiológicos que se viven en la ansiedad.
  • Usa tu cuerpo como anclaje cuando soplen los vientos de la ansiedad. Nota tus pies arraigados en el suelo. Respiración, postura, peso o manos son anclajes del cuerpo en el terreno del ahora.
  • Ten en tus manos un objeto que te tranquilice sea una piedra, boli, lápiz,….

 

Además la ayuda de un profesional de la psicología o la terapia te puede facilitar conectar con recursos internos y estrategias propias que te faciliten gestionar tu ansiedad, y además trabajarte de donde vienen tus miedos pudiendo reconocerlos, sostenerlos y gestionarlos de un modo saludable y desde  la autocompasión.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

CONTACTO

PRIMERA SESIÓN GRATIS

PRIMERA CONSULTA ORIENTATIVA GRATUITA Con un psicólogo o terapeuta Gestalt en nuestro centro de Psicología de Barcelona u online. ¡CONTACTA!

NEWSLETTER GESTALT SALUT

Artículos Recientes